Suplementación deportiva

                                                                 


Objetivos de la suplementación deportiva.



Queda claro que la mejor ayuda ergogénica nutricional es una correcta alimentación, basada en una dieta variada, completa y equilibrada, debidamente supervisada por un experto en nutrición y no en la toma de suplementos

indiscriminadamente. Dividiendo nuestra alimentación entre 5 y 7 comidas
al día mejor que las tres habituales, para conseguir una mejor absorción de los
nutrientes así como evitar subidas y bajadas de glucosa.

Sin embargo, como esto no siempre es posible, y aun siéndolo, en circunstancias especiales relacionadas la mayoría de las veces con planes específicos de entrenamiento y con la competición, dicha dieta debe ser suplementada con alimentos especialmente adaptados, denominados en conjunto suplementos nutricionales.

Una adecuada suplementación dietética no sólo puede aumentar el rendimiento deportivo, sino incluso mantener o aumentar la salud de los deportistas, dados los altos requerimientos energéticos y nutricionales que existen en estas circunstancias.

Normalmente, la utilización de los suplementos nutricionales se realiza con los siguientes objetivos:

• Incrementar los depósitos de sustratos energéticos y retrasar la aparición de la fatiga.

• Aumentar la hipertrofia y/o la fuerza muscular.

• Evitar la deshidratación.

• Disminuir el tiempo de recuperación.

• Incrementar la actividad inmunológica.

• Acelerar la curación y/o recuperación de lesiones.

• Proteger al organismo de los efectos de los radicales libres producidos durante el esfuerzo.

• Aumentar la capacidad de entrenamiento, o lo que es lo mismo: entrenar más y mejor sin perjudicar a la salud.


Los suplementos dieteticos más utilizados actualmente como ayudas ergogenicas los podemos agrupar de la siguiente forma:

1. Hidratos de carbono y alimentos energéticos.

2. Bebidas de reposición tanto energética como electrolítica.

3. Proteínas y aminoácidos.

4. Vitaminas y minerales

5. Otros suplementos, como los prohormonales, Creatina, protectores articulares, termogénicos, etc.