Exceso de proteínas

Exceso de proteínas                   

Por: Eduardo Domínguez

Casi todos los que acudimos al 

gimnasio a entrenar en forma 
seria y queremos conseguir un 
buen desarrollo muscular 
solemos tomar gran cantidad 
de suplementos alimenticios 
encaminados a mejorar este 
crecimiento muscular y lograr 
unos resultados más 
sorprendentes. 

Entre estos están los batidos de proteínas que son uno de los complementos más utilizados, y 
los aminoácidos, pero un exceso 
de estos puede ser perjudicial para 
nuestros riñones y nuestro hígado por hacerle trabajar en exceso si no tomamos suficiente agua.

Como he comentado en infinidad de ocasiones, el exceso de proteínas no es algo que debemos llevar a cabo, ya que nuestro organismo puede verse perjudicado a la larga, puesto que hacemos trabajar en exceso el hígado y el aumento de residuos orgánicos a eliminar por los riñones es mayor, por lo que se pueden acumular en los mismos, empeorando su funcionamiento. Por ello es necesario seguir una serie de consejos si vamos a ingerir muchas proteínas en nuestra dieta.


Es necesario saber cuando debemos utilizar estos suplementos ya que si vamos
3 veces por semana con un entreno suave, indudablemente no hace falta tomar 
casi nada solo una correcta alimentación, pero si te lo tomas en serio para alcanzar un gran crecimiento muscular y entrenas 5 - 6 días de manera intensa,
indudablemente que necesitarás estos suplementos a parte de una buena alimentación.

A la hora de analizar nuestra alimentación y saber si ingerimos las suficientes proteínas, debemos saber que lo normal son de 1,7 a 2 gramos de proteínas por cada kilo de peso corporal magro por día, dependiendo del deporte que realizamos.


Pero si hacemos culturismo de forma seria o competitiva o entrenamos en el gimnasio con el fin de lograr un gran crecimiento muscular, entrenando 5 o 6 días por semana de manera intensa, necesitarás entre 2,2 y 3,3 gramos de proteína por kilo de peso corporal magro o incluso algo más, dependiendo del entreno, si estás en definición o volumen y de si estás con ayudas químicas o no.

Así que los atletas avanzados con entrenamientos muy intensos y que someten a sus músculos a una gran carga de trabajo, haciendo que el estrés de éstos sea elevado, deben consumir más cantidad de proteínas para lograr la recuperación y crecimiento de la masa muscular, 
tendrán que echar mano de estos suplementos.

Pero es necesario saber que al llevar una dieta alta en proteínas el estrés al riñón he hígado también puede ser alto, por lo tanto debemos llevar una alimentación muy controlada, equilibrada y saludable. 

Consejos

1. El agua

Lo más importante es beber bastante agua, entre 2,5 a 3 litros como mínimo, dependiendo de la estación del año en que estemos, si es en verano y con mucho calor hay que casi doblar esa cantidad.


2. Haz un día de descarga de proteínas

De vez en cuando puedes hacer un día de descarga de proteína o ayuno, dependiendo de la fase donde te encuentres. Un día al mes al menos puede ser buena opción, siempre hecho el día que no entrenes con pesas.


3. Cuida los riñones

Ante todo es necesario que la ingesta diaria de líquidos sea elevada para así conseguir eliminar las impurezas que se quedan acumuladas en los riñones y así evitar su deterioro. Ingerir alimentos ricos en agua como las frutas y verduras son esenciales, ya que nos ayudarán a depurar el organismo. Destacaremos entre las frutas la piña, por la cantidad de propiedades diuréticas que contiene, así como los espárragos que son adecuados para lograr una perfecta limpieza del sistema renal. Medio limón exprimido en un vaso de agua en ayunas es un buen truco depurativo, solía hacerlo Lee Haney. 

Consumir los siguientes alimentos que tienen propiedades diuréticas y depurativas que favorezcan la función renal: el cilantro, el perejil, la alcachofa, los espárragos,  el melón, los arándanos, las moras, las fresas, la piña, las manzanas, etc, además de minimizar el consumo de sodio y fósforo.

Suplementos que ayudan a los riñones:
Estos suplementos que nos pueden ayudar son: el Cystone, la alcachofa, la cola de caballo, la espirulina y la vitamina D, y por supuesto y lo vuelvo a repetir el agua.


4. Cuida tu hígado. 


En primer lugar lo que debemos hacer será eliminar cualquier sustancia que aumente el trabajo del hígado. No tomar alcohol y minimizar las sustancias tóxicas, como los fritos y grasas saturadas. Muchísimo mas si estás tomando alguna " ayuda química ". Mantener una alimentación sana, equilibrada y baja en grasas saturadas es otra manera de disminuir el trabajo del hígado y los riñones. Consumir estos alimentos diariamente es una buena opción: la manzana, la zanahoria, el pomelo, las verduras de hojas verdes, el brócoli, las uvas, las fresas, etc.

Suplementos que nos pueden ayudar con el hígado son: la acetilcisteina, el cardo mariano, el Reishi, la ortiga verde y algunos preparados que han salido al mercado basado en el cardo mariano y otras plantas.


Artículos relacionados: