Maca

Maca

                                                         
En los Andes, a una altura de 
entre 3.500 y 4.000 metros 
de altura, constituye el hábitat 
en el que crece la maca, o 
Lepidium meyenii si nos 
atenemos a su nombre científico. Estamos hablando de una 
planta que, hace muchos siglos, 
los incas ya consumían como 
fuente de energía y para combatir 
el hambre. La parte comestible de 
la planta e interesante desde el 
punto de vista de sus propiedades 
es el tubérculo.

La maca crece en los Andes peruanos, en unas condiciones ambientales extremas, lo que, parece ser, ha jugado a favor de unas propiedades nutritivas y terapéuticas realmente interesantes, que le han permitido resistir y crecer a altitudes tan elevadas.

En cuanto a su composición nutricional, presenta un importante contenido en hidratos de carbono y proteínas; el de grasas, por contra, es muy pequeño. También contiene aminoácidos, entre los que destacan ácido glutámico, arginina, ácido aspártico y leucina; minerales como potasio, calcio y hierro; vitaminas del grupo B y vitamina C, y no hay que olvidar la destacada presencia de fibra.

La propiedad terapéutica más destacable de la maca es su acción energizante y revigorizante, que la hacen especialmente atractiva en casos de estrés y decaimiento físico y mental. Al aumentar la actividad motora y las prestaciones, es realmente atractiva para su utilización por parte de quienes realizan actividad física exigente, como deportistas.

La maca también cuenta con unas acreditadas propiedades a nivel sexual. Por un lado, y por su acción energizante, mejora el rendimiento sexual, tanto en términos de duración de las relaciones como de reducción del tiempo de latencia después del coito. Asimismo, aumenta la espermatogénesis o formación de espermatozoides en los testículos; incrementa el volumen de semen, el recuento de espermatozoides por eyaculación y la movilidad de los propios espermatozoides. Todo ello se refleja en una mejor calidad del esperma y un consiguiente aumento en cuanto a las posibilidades reproductivas.

La maca también fortalece el sistema inmunitario por su acción estimulante sobre los distintos elementos sanguíneos. Retarda e incluso puede revertir algunos aspectos del proceso de envejecimiento al ser un reemplazante hormonal natural y por estímulo de las glándulas que permiten un funcionamiento saludable. La maca es beneficiosa desde la perimenopausia por alivio de sus síntomas, el equilibrio del sistema endocrino y prevención de la osteoporosis.

El consumo de maca se ha extendido entre los fisioculturistas, ya que supone, en conjunto con la creatina, una alternativa natural a los anabolizantes, permitiendo un aumento de la masa muscular sin efectos indeseables.

Propiedades y beneficios de la maca

- Al actuar de forma directa en el flujo sanguíneo, provoca una acción vigorizante de la zona pélvica, aumentando así la potencia sexual. Esto se traduce en que, tras un consumo regular, la persona recupera el apetito sexual y la líbido.
- Favorece la fertilidad en los hombres mejora la función de la próstata y aumenta la cantidad y movilidad de los espermatozoides.
- Es un buen energizante y estimulante natural.
- Retrasa el envejecimiento.
- Rejuvenecedor para el sistema endocrino tanto de mujeres como de hombres, estimulando al organismo a producir sus propias hormonas de manera totalmente natural.
- Restablece el funcionamiento y la productividad normal de los testículos, ovarios, tiroides, las glándulas adrenales y el páncreas.
- Ideal para mujeres premenopáusicas o menopáusicas, ya que ayuda a mitigar los típicos síntomas menopáusicos.


Contraindicaciones

Siempre y cuando no se abuse, como ocurrirá con cualquier otro alimento, la maca es un alimento básico en el Perú y no se conocen contra indicaciones severas. Sin embargo, de vez en cuando algunas personas experimentan efectos adversos cuando comienzan a tomar maca, y estos síntomas puede ser en realidad síntomas de desintoxicación. Si esto sucede, es posible que te sientas mal, pero por lo general dura unos pocos días.

Dosis

Entre 1500 y 3000 mg. diarios, dividido en tres tomas. Normalmente vienen en comprimidos de 500 mg. por lo tanto tomaremos entre 3 y 6 diarios.