Tecnicas de ejecución de los ejercicios



Ejercicios y forma correcta de realización



Las técnicas de ejecución de los ejercicios para conseguir los máximos
resultados son los siguientes:

1.- Máxima concentración:
La atención mental sobre el trabajo desarrollado es el requisito fundamental.
Ser consciente de cómo trabaja ese determinado músculo y seguir la acción.
Encontrar el contacto mental con el músculo. No estar pensando lo que
tenemos que hacer después o a donde tenemos que ir o que tengo que pagar, simplemente estar concentrado sobre el músculo y notareis la diferencia
de los resultados muy pronto.

2.- Entrenar con máxima intensidad:
La meta es poner un esfuerzo máximo y explosivo en cada repetición de
cada serie. Cada serie tiene que ser realizada como si fuera la única y
última.
La última repetición de cada serie debe ser la última posible.
Si queremos conseguir un súper cuerpo tendremos que hacer un súper
entreno.

3.- Máximo arco de movimiento: 
Salvo en algunos ejercicios de aislamiento el trabajo tiene que ser de
máxima extensión y máxima contracción.
El músculo debe hacer un trabajo completo sobre su arco articular.
El movimiento completo llama al mayor número posible de fibras.

4.- Aislamiento:
Debe trabajar solo el músculo interesado, o por lo menos debe ralizar
la mayor parte del trabajo.

5.- Tensión continua:
Excepto en casos particulares no debe haber pausas entre repetición
y repetición. El músculo debe estar continuamente bajo tensión, solamente
así se tiene la garantía de que trabajará todo el tiempo necesario para
estimular el crecimiento.

6.- Fase positiva y explosiva:
La fase de contracción muscular debe ser potente y explosiva, pero
controlada.

7.- Fase negativa lenta y controlada:
La fase de vuelta, en la que el musculo se alarga resistiendo el peso es
claramente más fácil que la positiva. Es necesario convertirla en una fase
tan clara cómo la otra, realizándola muy lentamente. Esta fase debería
durar de 2 a 3 segundos, un descenso tan lento ayuda a concentrar el
trabajo sobre el musculo y a aislarlo mejor.

8.- No entrenar más allá del punto de fatiga:
En el entrenamiento de cada grupo muscular se llega antes o después al
punto de fatiga en el que el musculo ya no reacciona de forma tan brillante
al estímulo del entrenamiento, la ostentación empieza a no ser tan completa
como al principio, la fuerza del músculo se torna opaca, con lo cual las
reservas energéticas se han agotado y es el momento de acabar, seguir
entrenando significa únicamente destruir tejido muscular.

9.- Evitar el sobre entrenamiento:
Estad muy pendientes y tomaros las pulsaciones por las mañanas al
despertaros, si por ejemplo tenéis normalmente 70 pulsaciones por minuto
todas las veces que os de 75 u 80 podemos estar seguro de que estamos
sobre entrenado.
El único remedio es tomarnos una semana de descanso o entrenamiento
muy suave ( 2 entrenamientos en la semana de todo el cuerpo, realizando
2 series de 15 repeticiones por grupo muscular con muy poca intensidad)