Aceite de coco

Aceite de coco           

Un suplemento o alimento 
que se está haciendo muy 
popular en nuestro deporte, 
el culturismo, es el acéite 
de coco, por sus innumerables beneficios. 

Aunque contiene casi un 92% 
de grasa saturada, la mayoría 
de esta se suele utilizar como 
energía y la otra pequeña 
cantidad que no se oxida, 
se utiliza para estimular y 
ayudar en la producción 
natural de testosterona 
en el cuerpo, que se requiere para el mantenimiento y el desarrollo muscular.

Hace años las dietas de definición se basaban en cantidades muy bajas de grasa, en torno al 10%, hoy en día las dietas llegan hasta el 30 o 33% del total calórico en forma de grasa, ya que estas son esenciales para la producción de hormonas y testosterona.


Está mas que demostrado que una dieta baja en grasas puede reducir la producción de testosterona, y mucho mas importante es en el deportista de fuerza o culturista, donde la correcta producción hormonal es indispensable para la ganancia de masa muscular. Por lo tanto el aceite de coco es un alimento o suplemento muy bueno a tomar, incluso en etapas de definición.

Se especula claramente que el acéite MCT es un termogénico y actúa acelerando el metabolismo por lo que hay un mayor gasto de calorías durante el día.

Composición del aceite de coco por 100 gr.:

  • Grasas saturadas: 86,5 gr.
  • Grasas monoinsaturadas: 5,8 gr.
  • Grasas poliinsaturadas: 1,8 gr.
  • También contiene vitamina E, vitamina K y hierro.


La mayoría de ellos son triglicéridos de cadena media ( MCT ) y estos se utilizan como fuente de energía.

Los TCM tienen propiedades diferentes que las grasas saturadas de origen animal. Etos se componen de tres moléculas de ácidos grasos de cadena media más una molécula de glicerol, un lípido que presenta una rápida absorción. 
La sustancia se absorbe en el intestino y se va directamente al hígado, no pasa a través del sistema linfático, al igual que otras grasas, y también no requiere carnitina para el transporte, por lo que se oxida rápidamente y se utiliza para la energía, así como con los hidratos de carbono. 

El acéite de coco se está investigando su uso para la pérdida de grasa abdominal, reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el colesterol bueno (HDL), factores para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Aunque aún son pocos los estudios sobre este acéite para la pérdida de peso y grasa abdominal, hay uno con un grupo de 40 mujeres de entre 20 y 40 años donde hubo una reducción de 1,4 cm en la circunferencia de la cintura en el grupo que recibió suplementación con aceite de coco, frente al acéite de soja que tubo menos reducción de la cintura. También es verdad que el estudio fue de 12 semanas y se combinó con dieta de reducción calórica.

Beneficios del acéite de coco

Pérdida De Grasa

El aceite de coco se compone de ácidos grasos de cadena media, principalmente ácido láurico, y por lo tanto no depende de las sales biliares para la digestión. Se digiere fácilmente y se absorbe por el cuerpo, y se convierte rápidamente a la energía. Este aceite ayuda a quemar otras grasas y aumenta su tasa metabólica, ayudando así a la reducción de sus niveles de grasa corporal.


Función inmune


El aceite de coco también es bueno para el sistema inmunológico. Fortalece el sistema inmunológico porque contiene lípidos antimicrobianos, ácido láurico, ácido cáprico y ácido caprílico que tienen propiedades antibacterianas, anti fúngicas y antivirales. El cuerpo humano convierte el ácido láurico en monolaurin y la investigación ha apoyado como una forma efectiva de lidiar con los virus y las bacterias que causan enfermedades como la gripe, herpes, citomegalovirus e incluso VIH. El aceite de coco ayuda a luchar contra las bacterias dañinas como listeria monocytogenes y helicobacter pylori y perjudiciales protozoos como giardia lamblia.


Producción de testosterona

La investigaciones recientes indican que el aceite de coco optimiza la producción de testosterona mediante la mejora de la actividad de las enzimas implicadas en la síntesis de esta hormona. La testosterona es la hormona clave responsable del crecimiento muscular, y en los hombres, que alcanza su máximo a principios de los años 20 y, posteriormente, comienza a bajar con la edad. Por lo tanto, el aceite de coco podría ser especialmente útil para los culturistas y sobre todo para los mayores de 30 años.


Mejora del rendimiento físico

El aceite de coco tomado antes del entrenamiento tiene el potencial de mejorar el rendimiento, ya que el cuerpo sería utilizar los ácidos grasos de cadena media como fuente de energía además de los hidratos de carbono. Por lo tanto, la fatiga se retrasaría ya que las reservas de glucógeno se reservan y hay menos acumulación de ácido láctico. 


Enfermedades del Corazón

Hay una confusión extendida entre muchas personas de que el aceite de coco no es bueno para el corazón. Esto es porque contiene una gran cantidad de grasas saturadas. En realidad, el aceite de coco es beneficioso para el corazón ya que contiene ácido láurico, que ayuda a prevenir activamente varios problemas cardíacos como niveles altos de colesterol y presión alta. Las grasas saturadas del aceite de coco no lleva a aumentar niveles de LDL, y reduce la incidencia de lesiones y daño a las arterias y por lo tanto ayuda a prevenir la arteriosclerosis.


Pérdida de peso

El aceite de coco es muy útil para pérdida de peso. Contiene ácidos grasos de cadena media y corta que ayudan en perder el peso excesivo. También es fácil de digerir y ayuda en el funcionamiento saludable de la tiroides y el sistema endocrino. Además, aumenta la tasa metabólica del cuerpo quitando la tensión en el páncreas, de esa manera quema más energía y ayuda a las personas obesas y con exceso de peso a perder peso. Por lo tanto, las personas que viven en las zonas costeras tropicales, quienes utilizan aceite de coco todos los días como su principal aceite de cocina, normalmente no son gordas, obesas o con sobrepeso.


Digestión

Las funciones internas del aceite de coco se ocurren principalmente debido a que se utiliza como aceite de cocina. El aceite de coco ayuda a mejorar el sistema digestivo y así previene varios problemas del estómago y relacionados con la digestión, incluyendo el síndrome de Intestino Irritable. Las grasas saturadas presentes en el aceite de coco tienen propiedades antimicrobianas y ayudar a lidiar con diferentes bacterias, hongos y parásitos que pueden causar indigestión. El aceite de coco también facilita la absorción de otros nutrientes como vitaminas, minerales y aminoácidos.


Ayuda a eliminar infecciones y matar bacterias, virus y hongos.

El Ácido Laúrico supone casi el 50% del total de los ácidos grasos presentes en el Aceite de Coco. Cuando el Aceite de Coco es digerido enzimáticamente, se forma un monoglicérido llamado monolaurina. Tanto el ácido Laúrico como la monolaurina pueden matar patógenos como la bacteria, el virus o los hongos. Estas dos sustancias se ha demostrado que pueden matar, por ejemplo, la bacteria Staphylococcus Aureus (un patógeno muy peligroso) y el hongo en forma de levadura Candida Albicans, una fuente habitual de infección en la especie.



Otros posibles efectos beneficiosos

Protección del Hígado: La presencia de cadena media triglicérido y ácido graso ayuda a prevenir enfermedades del hígado porque esas sustancias se convierten fácilmente en energía cuando llegan al hígado, así reduce el trabajo del hígado y también previene la acumulación de grasa.

Riñón: 
El aceite de coco facilita la prevención de las enfermedades del riñón y la vesícula biliar. También ayuda a disolver los cálculos renales.

Pancreatitis : 
El aceite de coco también se cree que es útil en el tratamiento de la pancreatitis.

Alivio de estrés: 
El aceite de coco es muy relajante y por lo tanto, ayuda a eliminar el estrés. Aplicar el aceite de coco en la cabeza, seguido de un masaje suave, ayuda a eliminar la fatiga mental.

Diabetes: 
El aceite de coco ayuda a controlar el azúcar en la sangre y mejora la secreción de insulina. También promueve la utilización eficaz de la glucosa en la sangre, así previene y trata la diabetes.

Huesos: 
Como se ha mencionado antes, el aceite de coco mejora la capacidad del cuerpo para absorber minerales importantes. Estos incluyen el calcio y el magnesio que son necesarios para el desarrollo de los huesos. Así, el aceite de coco es muy útil para las mujeres que son propensas a la osteoporosis después de la mediana edad.

Alzheimer: 
La investigación dirigida por el Dr. Newport dice que el aceite de coco es útil en el tratamiento de Alzheimer. Aparte de esto no hay pruebas científicas ni los conocimientos tradicionales del aceite de coco se utilizan para tratar Alzheimer. De hecho, no se piensa tradicional mente que el aceite de coco ayuda a impulsar la función del cerebro en cualquier forma.


Dosis

Hay varias maneras de consumir aceite de coco, el primer lugar y mas natural es su uso para cocinar aunque también se puede tomar agregado a batidos, frutas o tortitas, etc, dependiendo de cuando lo quieras tomar. 

La cantidad sugerida es de 2 a 5 gr. al día y para el deportista entre 5 y 15 gr. tomado preferentemente en la comida anterior al entrenamiento.
Culturismototal: Eduardo Domínguez

                                             Artículos relacionados: